LA DISTANCIA ENTRE EL QUERER Y EL PODER SE ACORTA CON EL ENTRENAMIENTO